¿Cómo negociar un ERE?. Te damos algunos consejos.

Cómo gestionar un ERE

Una de las palabras que más se ha utilizado en nuestro país desde la llegada de la crisis económica es ERE.

Bajo dichas siglas se encuentra el término Expediente de Regulación de Empleo, que viene a definir al despido colectivo que se realiza en una empresa como consecuencia de serios problemas económicos o de producción, entre otros.

Muchos son los negocios que se han visto en la necesidad de poner en marcha un ERE, trayendo consigo la desesperación de los trabajadores que veían así como se quedaban sin trabajo y sin la capacidad económica para sustentar a sus familias.

No obstante, es importante saber que, para poder causar los menores daños posibles a todas las partes implicadas, se hace necesario establecer una negociación.

Causas de un ERE

  • Motivos económicos. La principal causa del Expediente de Regulación de Empleo es económico, para garantizar la supervivencia de la empresa y regularizar el saneamiento de cuentas. Esto es, cuando las cuentas de la empresa tienen un balance negativo o se prevé una reducción de ingresos o ventas, y esta situación se extiende durante más de 3 meses.
  • Causas Técnicas. Los motivos técnicos son por excedentes de trabajadores y mano, o al renovar la plantilla laboral.
  • Motivos Organizativos. Se produce un cambio en el mercado, variación de la demanda del mercado.
  • Causas Productivas. Se denominan así las que suponen cambios de metodología, organización o en el sistema de producción principal.

Un ERE se debe sustentar en los siguientes pilares

Cuando la empresa declara el Expediente de Regulación de Empleo, se tiene que llevar a cabo un periodo de consultas, que no durará más de 30 días naturales.

En este tiempo los máximos responsables de aquella se reunirán con los representantes de los trabajadores.

Consejos para un ERE

En concreto, esos encuentros deben ser aprovechados para acordar medidas que puedan suponer no sólo minimizar los efectos del ERE sino también permitir la viabilidad o continuidad de la propia empresa.

Es fundamental que ambas partes, tengan… lo que se da en llamar buena fe.

Sólo de esta manera se podrá llegar a establecer acuerdos que vayan en beneficio de todos tanto en materia de recolocación como de días de indemnización, entre otras cuestiones.

Ambas partes deben ser flexibles y tolerantes

Esto significa que, sin olvidar su propio interés, tanto la empresa en sí como los representantes de los trabajadores deben entender a la otra parte tanto a la hora de ceder como de exigir.

Ahora, la jubilación, podría incluir la totalidad de la vida laboral

Recordemos que actualmente el Gobierno propone un cambio en el cómputo de la pensión para que incluya la totalidad de la vida laboral (de forma voluntaria) lo que, en caso de un E.R.E. perjudicaría claramente a los trabajadores que se hayan acogido a esta medida.

Esta propuesta, de salir adelante, también supondría un desagravio comparativo para los jubilados que ya cobran su correspondiente pensión, lo que requeriría de una posible compensación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s